Los 4×4 insolidarios

2017-02-08T10:43:28+00:00 8 febrero 2017|Opinión|Sin comentarios

Los cada vez más populares vehículos todoterreno se están convirtiendo en un problema ambiental y de

seguridad en el tráfico.

El Gobierno Italiano y el Ayuntamiento de Roma han decidido gravar con impuestos especiales a estos vehículos (en el caso de Roma con 1.000€ más al año) por contaminantes, por consumir mucho y por ocupar mucho más espacio del necesario. En el caso de Roma han optado por triplicar los impuestos para los 4×4 respecto a lo que pagaría un coche medio. En la ciudad del Tiber, agobiada por el tráfico y la contaminación, su consumo y su tamaño no son bien vistos. En París, dentro de una particular cruzada en toda Francia contra estos coches y los vehículos diesel, no van a permitir circular a los todoterreno grandes los días de más contaminación; se estima que no podrán transitar unos 60 días al año. En Londres se cobra un peaje de unos 34€ al día a todos los coches todoterreno que entran en el centro de la ciudad, sólo las motocicletas y los coches eléctricos no pagan.

Paradojas del consumo y la ostentación
No deja de ser un contrasentido del mundo rico que coches grandes, caros, con consumos muy elevados y con emisiones contaminantes entre un 30% y un 75% más altas que los automóviles normales se pongan de moda en medio de la crisis de los precios petróleo, los atascos generalizados, la amenaza del cambio climático y la búsqueda de energías limpias.
¿Te has parado a pensar alguna vez en la publicidad que nos bombardean por televisión? Más de la tercera parte de los anuncios que aparecen en la “caja tonta” son vehículos que echan “florecitas” por el tubo de escape, que van por ciudades desiertas y te venden una libertad que nunca vas a tener. Y en algunos, incluso, conducen sin el cinturón de seguridad puesto. Y para más delito algunos meten una bicicleta dentro o la llevan en el portabicicletas, sobre el techo.
Desde el momento de su compra la mayoria de la gente lo va a pagar a plazos, con lo que ya estás atado al banco. Una vez está fuera del concesionario estos vehículos gastan y contaminan hasta el doble que un utilitario normal y pocas veces vas a ir con todos los asientos al completo, como se ve en los anuncios. Seguramente vas a estar más tiempo en medio de un atasco que disfrutando en medio de la naturaleza. La media de los vehículos que circula por la ciudad es de 1,5 personas por vehículo y mover un vehículo de 2 toneladas para llevar a una persona de 80 kilos es un sinsentido.
La publicidad de estos vehículos nos vende la vuelta a la naturaleza, pero en realidad son una amenaza para ella a escala local y global. Además, según un estudio realizado en EEUU afirma que sólo el 5% de estos vehículos han circulado alguna vez fuera de las carreteras, que es su supuesta utilidad. Además, si llevas neumáticos con dibujo para circular por carreteras y autopistas, no vas a llegar muy lejos si te metes por una pista embarrada o con nieve. Y, si en los neumáticos llevas dibujo con tacos para que agarre más en pista, vas a consumir y contaminar bastante más cuando circules por autopista o ciudad, aparte del ruido que generan dichos neumáticos.
Estos vehículos ni siquiera son especialmente seguros para sus ocupantes: pueden salir bien parados de un choque frontal, pero tienen más del doble de posibilidades de volcar, y los fallecimientos en caso de vuelco son tres veces más que en un turismo medio. Los propios conductores y conductoras de los todoterreno se sienten “más fuertes” o “más poderosos”, lo que hace que reduzcan la atención o su sensación de peligro al conducir. Estos vehículos se convierten a su vez en un peligro para los conductores y ocupantes de coches más pequeños, ciclistas o peatones, que tienen muchas menos posibilidades de sobrevivir a un atropello (cinco veces menos, según un estudio que comparaba dos modelos concretos de 4×4 y turismo).
Coches grandes para personas que quieren sentirse poderosas (y que no salen al campo). Automóviles potentes, casi pequeños camiones, que ponen en peligro a sus ocupantes y a otras personas. Vehículos que consumen y contaminan de forma desmedida en medio de la crisis de los carburantes y el cambio climático. ¿Estupendos todoterreno ó 4×4 insolidarios?
M.C.

Deje su comentario